logo

El Congreso debe controlar el saneamiento del Riachuelo

Esta mañana junto a las diputadas Carla Pitiot y Vanesa Massetani recorrimos la cuenca Matanza-Riachuelo para evaluar el plan de saneamiento. Participaron también Sergio Federovisky, miembro del directorio de Acumar por el Frente Renovador, y Alberto Términe en representación del Consejo Directivo de ACUMAR.

 

Durante la campaña electoral planteamos que era necesario un trabajo conjunto y articulado entre Nación, la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, y nos comprometimos a crear una Comisión Bicameral para el seguimiento del saneamiento de la cuenca. Sergio Massa presentó el proyecto de ley cuyo objetivo es que el Congreso a través de la bicameral pueda hacer un seguimiento concreto sobre el Programa Integral de Saneamiento Ambiental. Esta comisión, conformada por diputados y senadores, evaluará la gestión del organismo y controlará la ejecución del plan.

 

Si bien existen avances desde la puesta en marcha de la ACUMAR en 2006 y sobre todo tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en 2008 donde intimó a ACUMAR a implementar un plan de saneamiento, aún no hay un cumplimiento total y es fundamental que exista un control por parte del Congreso de la Nación. Los más afectados por la contaminación de la cuenca son los sectores más vulnerables y es una obligación del Estado velar por sus intereses. Uno de cada cuatro chicos que vive en la cuenca Matanza-Riachuelo menores de 6 años tiene plomo en sangre. Debemos exigir al Estado que cumpla con la ley, eliminando los desechos industriales y relocalizando las fábricas.

 

Es la deuda ambiental más grande que tiene la Argentina y es un claro ejemplo de la ausencia del Estado, por eso es importante que nuestra generación asuma la responsabilidad de brindar soluciones a las 8 millones de personas que viven en la cuenca.