logo

La reforma laboral que proponen es una flexibilización

Vemos con preocupación la reforma laboral impulsada por el gobierno. En varias oportunidades intenté introducir el debate en la visitas del Jefe de Gabinete al Congreso de la Nación donde le pregunté qué intenciones o a qué objetivos querían llegar con la tan anunciada reforma.

 

La verdad es que estamos en un mundo laboral cambiante, donde se tienen que contemplar un montón de cambios de modalidades y formas de contratación, en una ley de contrato de trabajo que es buena en muchos sentidos, pero que también tiene grises que da lugar a la contratación fraudulenta con modalidades de trabajo como el contrato eventual, el contrato a plazo fijo y la tercerización laboral que en esta propuesta del gobierno las desregulan más aún matando actividades como la de transporte, limpieza y servicios médicos. Por otra parte las indemnizaciones se dejan de hacer sobre el calculo de ítems remunerativos que pueden ser variables y se deja solo el sueldo.

 

Estamos de acuerdo con que hay que pensar regímenes para el blanqueo de trabajadores pero la realidad es que si nosotros hacemos una retrospectiva de los 90’ a la fecha, en el 95, en el 98, con De la Rúa y en 2014 con el kirchnerismo, nunca fue efectivo la rebaja de contribuciones patronales que lo único que hace es desfinanciar el sistema de seguridad social.

 

Lo que uno se pregunta es ¿Qué hay de beneficioso salvo la extensión de la licencia por paternidad de la propuesta que presentó el Gobierno? El banco de horas que crean es una extensión de la jornada de trabajo encubierta, implícita, de 8 horas subís a 10 horas, no pagas horas extras pero después compensas, y las horas extras con esta propuesta no se pagan.

 

La reforma laboral que proponen es una flexibilización.

 

La jornada de trabajo en horas en el mundo tiende a reducirse, en Alemania son 39 horas, en Brasil 44 horas. Vamos a contramano del mundo con la intención de traer beneficios para las empresas que hagan inversiones precarizando al trabajador.

 

Nosotros no vamos a votar nada que perjudique a los trabajadores y esta propuesta si llega así al Congreso es algo que perjudica a los trabajadores. Hay que discutir la ley laboral pero no para desregularla, hay que discutirla para regularla y mejorarla.

 

La mitad de los trabajadores argentinos cobra menos de $10.000, el 50% de los jubilados cobra 7.246 y según la canasta básica con medicamentos de la tercera edad de mayo es de $16.000, es decir la mitad de los jubilados cobran menos de lo que es la canasta básica. Se plantean estas reformasen este marco, no hay que perder de vista eso.