logo

Pensar la Argentina de los que menos tienen

Pensar la Argentina de los que menos tienen. Estos son los debates que hacen falta. Gran cierre del encuentro nacional de trabajadores de Barrios de Pie en la Universidad de San Martín (UNSAM).

 

Hay una dirigencia envejecida, no en años sino en ideas. Faltan aportes que puedan darle soluciones a los trabajadores. Cuando uno se anima a dar determinamos debates empiezan los agravios. Quienes tenemos responsabilidades institucionales, quienes representamos a los trabajadores, tenemos que estar por encima de las divisiones y los enfrentamientos.

 

Creemos que es necesaria la discusión de la renovación y la democracia sindical, no como un planteo oportunista como lo hace el Gobierno sino por convicción. Es fundamental que los trabajadores participen plenamente de la vida de las organizaciones sindicales y de la economía popular con instrumentos democráticos que les permitan fortalecerlas, para que puedan cambiar sus dirigentes cuando lo consideren justo. En 2014 presenté un proyecto de ley en la Cámara de Diputados para establecer un régimen electoral sindical, para que no haya requisitos proscriptivos y exista mayor democracia sindical.

 

La realidad es que el Gobierno plantea esta discusión en este momento por mezquindad y oportunismo. Como le sirvió a muchos gobiernos, elegir de enemigo a los sindicalistas o a los representantes de los trabajadores para extorsionar. Al Gobierno no le interesa mejorar la participación de los trabajadores y fortalecer las organizaciones. Simplemente busca condicionar como respuesta al contundente paro general de la CGT y el agravamiento de la conflictividad social por el crecimiento de la pobreza. Todos los gobiernos cuando se la ven fea, cuando no tienen programa, cuando se les acaba el discurso y la realidad va en una línea diferente al relato que construyen empiezan los ataques.

 

En cambio a nosotros sí nos interesa la democracia sindical, por eso venimos impulsando esta discusión. Hoy tenemos en la Argentina casi un 40% de trabajo no registrado, una desocupación juvenil alarmante, incluso trabajadores formales que están por debajo de la canasta básica alimentaria. Estos son los temas que debemos discutir y resolver entre todos.

 

Mientras llevan adelante desde los medios de comunicación, desde las redes sociales manejadas por sistemas donde agreden y te quieren encasillar en un extremo de la falsa grieta que plantean con una discusión ideológica ilusoria, tenemos que empezar a hablar de los problemas concretos: la falta de trabajo y la destrucción de las pymes. La política de importaciones del gobierno nacional está destruyendo el trabajo argentino. Prefieren hablar de los dos polos de una falsa disputa ideológica acerca de quién tiene la culpa: si los que fueron, los corruptos o los de ahora. La verdad es que esa es una discusión infructuosa. Tenemos que plantear cuáles son los problemas macro económicos reales y buscar las soluciones en un nuevo esquema de renovación de la dirigencia de nuestro país que nos permita pensar para adelante y construir un futuro más justo, más igualitario, con trabajo, con educación, con salud, con seguridad. Y sin grieta y discusiones estúpidas.