logo

El Trabajo no es Ganancia

El Gobierno ya no tiene más excusas para seguir postergando una modificación de fondo de la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias. Resolvió con urgencias las demandas de los sectores agroexportadores y de la minería, cuyos ingresos son en dólares y se vieron beneficiados por la devaluación. Mientras que el Congreso Nacional aprobó el pago a los fondos buitres.

 

Es hora entonces que el macrismo trate con la misma urgencia temas que afectan a la sociedad como la inflación, Ganancias y el 82% móvil. En campaña Macri decía que eliminaría Ganancias para los trabajadores y ahora que son gobierno más trabajadores ingresaron al tributo.

 

Hace años venimos proponiendo una modificación integral del Impuesto a las Ganancias que afecta a millones de trabajadores argentinos. La falta de actualización de las alícuotas y las escalas provoca una disminución del poder adquisitivo del salario. Si no se modifica, a fin de año más de 2.300.000 trabajadores pagarán Ganancias, y en su mayoría en las escalas más altas.

 

El Impuesto a las Ganancias, que en su concepción fue pensado para cargos gerenciales, se ha degenerado de forma regresiva sobre los salarios, convirtiéndose en un injusto impuesto al trabajo. En su origen tenía cierta impronta progresiva pero con la falta de actualización se fue convirtiendo en una de las leyes más regresivas de la estructura impositiva argentina. La presión tributaria a través de la inflación llevó a que paguen la misma alícuota un trabajador bancario que sus empleadores, un obrero metalúrgico que un gerente de una multinacional. Por eso, cualquier modificación que no avance sobre la actualización automática de las escalas no podrá revertir la estructura regresiva de este impuesto, que tal como está planteado es un impuesto al trabajo.

 

El Trabajo No es Ganancia

Date

29/06/2016