logo

Proyecto para agilizar la justicia laboral

Presentamos este proyecto de ley para agilizar la justicia, creando 10 juzgados, una sala en la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo y una Fiscalía de Primera Instancia. El objetivo de esta iniciativa parlamentaria es mejorar la estructura de la justicia en beneficio de los trabajadores que se ven obligados a litigar. La Justicia Nacional del Trabajo atraviesa en la Ciudad de Buenos Aires una crisis funcional que se ha visto agravada en la última década. El incremento de causas en este fuero no fue acompañado por un aumento de recursos estructurales y humanos. Su última ampliación fue en 1994. Hacia fines del 2004 tenía a su cargo 70.676 expedientes mientras que en 2013 ascendió a 160.554, es decir que se vio incrementada un 127%. A lo que hay que sumarle los expedientes que se encuentran en ejecución, los que a fines del 2013 ascendían a la cantidad de 112.106. El incremento en la litigiosidad en los últimos años creció un 311% en relación al año 2004. El actual escenario provoca una demora excesiva en la resolución de los juicios laborales, perjudicando principalmente a los trabajadores.

Justicia Nacional del Trabajo. Creación de 10 juzgados, de una sala en la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo y de una Fiscalía de Primera Instancia. 8513-D-2014. Presentado el 29/10/2014.

Texto completo:

El Senado y Cámara de Diputados…

ARTICULO 1º – Créanse DIEZ (10) Juzgados Nacionales de Primera Instancia del Trabajo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los que se individualizarán con los números del 81 al 90. De los Juzgados creados, DOS (2) de ellos tendrán DOS (2) Secretarías cada uno, siendo UNA (1) de ellas competente para el conocimiento exclusivo de los procesos por ejecuciones fiscales, de conformidad con las disposiciones que implemente la Corte Suprema de Justicia de la Nación para su correcto funcionamiento.

ARTICULO 2º – Créase UNA (1) Sala en la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, la que se individualizará con el número XI.

ARTICULO 3º – Créase UNA (1) Fiscalía de Primera Instancia Frente a los Juzgados Nacionales del Trabajo, la que se individualizará con el número XI.

ARTICULO 4º – Créanse los cargos de magistrado, secretario, y personal administrativo y de servicio de primera y segunda instancia, necesarios para completar la dotación de las dependencias creadas por esta ley de conformidad a las dotaciones que funcionan actualmente.

ARTICULO 5º – Créase el cargo de Fiscal de Primera Instancia, funcionario y personal administrativo y de servicio necesarios para completar la dotación de la fiscalía creada por esta ley de conformidad a la dotación actual de las fiscalías existentes.

ARTICULO 6º – El Consejo de la Magistratura y el Ministerio Publico, en ejercicio de las funciones que les competen, tendrán a su cargo la provisión de los recursos necesarios para la instalación y funcionamiento de los organismos judiciales creados por la presente Ley.

ARTICULO 7º – La presente ley se implementará una vez que se cuente con el crédito presupuestario necesario para la atención del gasto que su objeto demande, el que se imputará al presupuesto del Poder Judicial de la Nación y del Ministerio público.

ARTICULO 8º – Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

Tengo el agrado de dirigirme a Vuestra Honorabilidad a fin de someter a su consideración el presente proyecto de ley, el que se eleva en virtud de la propuesta conjunta de la Unión de Trabajadores de Estudios Jurídicos (UTEJ) y la Unión de Empleados de Justicia de la Nación (UEJN); con el objeto de concretar la creación de diez (10) Juzgados Nacionales de Primera Instancia del Trabajo, de los cuales uno (1) contará con (2) Secretarías, de las cuales (1) será competente para el conocimiento exclusivo de todas las ejecuciones fiscales; una (1) Sala de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo y una (1) Fiscalía de Primera Instancia Frente a los Juzgados Nacionales del Trabajo, por los fundamentos que a continuación se exponen:

Hace varios años que la Justicia Nacional del Trabajo con jurisdicción en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires viene atravesando una crisis funcional, la que se ha visto agravada en la última década.

El incremento de causas que tramitan en el Fuero Laboral no fue acompañado por un aumento de recursos estructurales y humanos, por lo que el Fuero debe hacer frente a una mayor cantidad de expedientes con los mismos recursos.

En el año 1994 tuvo lugar la última ampliación de la Justicia Nacional del Trabajo con la creación de once Juzgados. Analizando los últimos 10 años de funcionamiento del fuero (2004- 2013), se registró que hacia fines del año 2004 la Justicia Laboral Nacional tenía a su cargo 70.676 expedientes. Para el año 2013, el total de expedientes en trámite ascendió a 160.554, es decir, que la carga de trabajo se vio incrementada en un 227 %. Téngase presente que las cifras transcriptas no incluyen los expedientes que se encuentran en estado de ejecución, los que a fines del 2013 ascendían a la cantidad de 112.106.

A su vez, no puede dejar de resaltarse el gran incremento en la litigiosidad en los últimos años, el cual se tradujo en un aumento en el ingreso de nuevas causas judiciales. Para una mayor nitidez, a continuación se trascriben los datos de ingreso de nuevos expedientes de los últimos 10 años (1), los que evidencian una suba de 311% en relación al año 2004:

Año
Exptes. Recibidos
2004 20.295
2005 23.200
2006 24.847
2007 30.529
2004 20.295
2008 33.443
2009 41.707
2010 48.514
2011 50.119
2012 56.120
2013 63.153

Partiendo de la base que durante el primer trimestre del año en curso se ha registrado un ingreso de 12.925 nuevos expedientes, y tomando en consideración los 11.031 ingresados en igual período del año 2013, puede avizorarse que el presente año traerá consigo un nuevo crecimiento en el de ingreso de causas al Fuero.

Este escenario trae como resultado una demora excesiva en la resolución de los juicios laborales, perjudicando principalmente a los trabajadores que recurren a la justicia en busca de garantizar sus créditos alimentarios. Esta deficiencia, en definitiva, es aprovechada por el sector empleador y asegurador (ART), y en mayor medida, por aquellos empleadores que tienen a sus trabajadores en condiciones de informalidad, que infringen las normas de seguridad e higiene en sus establecimientos y por quienes violan la libertad sindical, elevando sustancialmente el grado de injusticia. A este respecto, poco se ha avanzado en una política de prevención de los riesgos derivados de la actividad laboral, que evite la producción del daño y posterior judicialización de las contingencias laborales.

Las consideraciones precedentemente expuestas evidencian el colapso existente en la Justicia Nacional del Trabajo, puesto que de las 160.554 causas en trámite al año 2013, únicamente se concluyeron 43.650, es decir, que en el año 2014 el Fuero del Trabajo en la C.A.B.A. inició su funcionamiento con 116.904 familias a la espera de Justicia. Ello evidencia las demoras que la sustanciación de los procedimientos judiciales demandan en el fuero laboral, donde la resolución judicial de primera instancia se extienden a lo largo de los años, en mayor medida a tenor del largo período en el que muchos expedientes son revisados por las instancias revisoras.

La Justicia Nacional del Trabajo, en la precaria situación en la que se encuentra, no puede garantizar a los justiciables un procedimiento efectivo, provocando una grave afectación del adecuado servicio de justicia y vulnerando los derechos consagrados en los artículos 14, 14 bis, 18, 43 y 75 inc. 22 de la Constitución Nacional; los artículos XVIII y XXIV de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre; los artículos 8 y 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; arts. 8 y 25 de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos; arts. 2 inc. 3 ap. a y b y 14 inc. 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El Estado Argentino tiene la obligación de restablecer el servicio de justicia en esta jurisdicción, de otra manera continuará violando el compromiso internacional asumido de garantizar a toda persona la posibilidad de disponer de un procedimiento breve y sencillo por el cual la justicia lo ampare y así obtener la determinación de sus Derechos en un plazo razonable.

La propuesta formulada debe ser acompañada con la iniciativa tendiente a que las sentencias de Primera Instancia que se dicten en dichos juzgados no retrasen a las Salas existentes, motivo por el cual deberá crearse una sala más. Por idénticos motivos, deviene necesaria la creación de una Fiscalía de Primera Instancia.

Las particularidades del Fuero generan la necesidad de que existan Secretarías que se avoquen al conocimiento exclusivo en ejecuciones fiscales, en atención a la especificidad de su procedimiento. Es por eso, que mediante el presente proyecto se propone su creación, las que además tiene como objetivo facilitar el recupero de las acreencias existentes en cabeza del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, así como de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo.

El marco precedentemente aludido deteriora las labores de los operadores jurídicos que cotidianamente trabajan en el Fuero Nacional del Trabajo. De este modo, no solo el personal administrativo de los Juzgados, sino también los procuradores y abogados que accionan ante la Justicia Laboral, ven perturbada su actividad diaria, lo que en muchos casos trae como resultado una afección a su salud tanto física como psíquica.

La creciente ola de despidos y suspensiones, producto de las políticas económicas de ajuste implementadas por el gobierno nacional, vislumbran un incremento aún más dramático en la cantidad de expedientes que comenzarán a tramitar ante el Fuero del Trabajo, por lo que la situación descripta empeorará indefectiblemente.

Estamos ante una crisis que pone en jaque la correcta administración de justicia, la garantía fundamental de la tutela judicial efectiva justifica la creación de estos tribunales, y espero que por ello, Sres. Diputados, me acompañen en la iniciativa.