logo

En la Casa de Tucumán celebramos 200 años de Patria

Esta mañana en Tucumán luego de 200 años el Congreso Nacional volvió a sesionar en esta provincia para celebrar el Bicentenario de la declaración de nuestra Independencia. Conjuntamente la Cámara de Diputados y de Senadores junto a legisladores provinciales visitamos la emblemática Casa de Tucumán y realizamos una sesión especial en homenaje a nuestros Patriotas que en aquella histórica jornada del 9 de julio de 1816 declararon la Independencia de España de las Provincias Unidas de América del Sur ratificando así la concepción de Patria Grande por la que lucharon nuestros revolucionarios.

 

El libertador José de San Martín escribió por aquellos días marcando el camino de nuestra independencia política al diputado por Mendoza, Godoy Cruz: “¿Hasta cuándo esperamos declarar nuestra independencia? ¿No le parece a usted una cosa bien ridícula, acuñar moneda, tener el pabellón y cucarda nacional y por último hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos? ¿Qué nos falta más que decirlo? ¿Qué relaciones podremos emprender, cuando estamos a pupilo? Ánimo, que para los hombres de coraje se han hecho las empresas.”

 

 

Desde la Asamblea de 1813 ya teníamos algunos de los principales símbolos soberanos: el Himno, la escarapela celeste y blanca, el escudo nacional y la moneda. Sólo faltaba declarar la Independencia.

 

Finalmente el 9 de julio se declaró la Independencia y se firma el acta sellando para siempre nuestra soberanía política. “Nos, los Representantes de las Provincias Unidas en Sud América reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli. Quedan en consecuencia de hecho y derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia, e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas y cada una de ellas así lo publican, declaran y ratifican, comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, bajo del seguro y garantía de sus vidas, haberes y fama”.

 

Es nuestra responsabilidad como legisladores nacionales y dirigentes políticos honrar y continuar con el legado de estos Patriotas que lucharon por nuestra libertad y declararon la independencia para tener una Nación justa, libre y soberana.